Página oficial de J.K.Rowling

Saltar Navegación


Navegación: Diario | Noticias | Rumores | Papelera | Preguntas más frecuentes | Sitios de los fans | Biografía | Material adicional | Mago del mes – Archivo | Feliz cumpleaños | Enlaces


Sección: Material adicional

Sólo para chicas, probablemente…

La delgadez. Seguramente no es el tema que esperabais encontrar en estas páginas, pero mi reciente viaje a Londres me dio que pensar…

Todo empezó en el coche camino de los estudios cinematográficos de Leavesden. Durante parte del trayecto leí una revista en la que había varias fotografías de una mujer muy joven que, o bien sufría una grave enfermedad, o bien tenía un importante trastorno alimenticio (lo que viene a ser lo mismo, por supuesto); en cualquier caso, no existe otra explicación para tener un cuerpo así. Por mucho que diga que está ocupadísima y que tiene el metabolismo más rápido del mundo (¡hurra! ¡otro kilo menos!), su estómago cóncavo, sus costillas protuberantes y sus brazos como palillos no engañan a nadie. Esta chica necesita ayuda pero, en el mundo en el que vivimos, acaba en la portada de todas las revistas. Leí la entrevista con todos esos pensamientos rondándome por la cabeza y acabé por apartar la revista con una fuerte sensación de horror.

Pero al poco de bajar del coche, volvió a presentarse ante mí la cuestión de las chicas muy delgadas. Estaba charlando con uno de los actores y, por alguna razón, surgió el tema de una chica que él conoce (una persona sin relación alguna con las películas de Harry Potter) a la que algunos encantadores compañeros de clase llamaban "gorda". (¿Es posible que tuvieran celos de que conociera a este actor? ¡Espero que no!)

"'Pero", me decía el actor, con perplejidad no disimulada", es que en realidad, no está gorda en absoluto".'

'"Gorda" es lo primero que una chica le dice a otra cuando quiere hacerle daño de verdad", le dije yo, recordando mi experiencia en la escuela y entre mis alumnos. Pero para él, un hombre con la cabeza bien amueblada, este comportamiento era pura y simplemente ridículo, como llamar "tonto" a Stephen Hawking.

Su incredulidad ante este rasgo tan habitual de las mujeres me recordó lo extraño y cruel que es este insulto: "gorda". ¿Es que ser "gorda" es lo peor que puede pasarle a un ser humano? ¿Es que es peor ser "gorda" que ser "vengativa", "celosa", "superficial", "creída", "pelma" o "cruel"? Desde luego, para mí no, pero, tal vez respondáis, ¿y yo qué sé de las presiones que sufren muchas mujeres para estar flacas? Al fin y al cabo, soy una escritora y utilizo mi cerebro para ganarme la vida: no estoy en el mundo en el que a una la juzgan por su aspecto…

Esa misma noche fue a los premios British Book Awards y, al salir de la ceremonia de entrega de premios, me encontré con una mujer a la que no había visto desde hacía casi tres años. ¿Qué fue lo primero que me dijo? "¡Estás mucho más delgada que la última vez que te vi!"

"Claro", le dije, un tanto desconcertada, "la última vez que nos vimos acababa de tener un bebé".

Lo que me habría gustado decirle es: "desde la última vez que nos vimos he tenido mi tercer hijo y he publicado mi sexta novela. ¿Es que ninguna de estas dos cosas te parece más importante o interesante que mi peso?" Pero no, ni bebé ni libro: tengo la cintura más delgada, ¡y eso sí que es para celebrarlo!

Al día siguiente, mientras volaba a Edimburgo, con el tema de la delgadez aún dándome vueltas en la cabeza, abrí un periódico y de inmediato me fijé en un artículo sobre la cantante pop Pink.

Su último single, "Stupid Girls", es el antídoto perfecto para todo cuanto había estado pensando sobre las mujeres y la delgadez. "Stupid Girls" es una sátira contra los modelos que se imponen a las chicas, esas famosas cuyo mayor logro es mantener las uñas perfectamente esmaltadas y cuya única aspiración es ser fotografiadas nueve veces al día con distinta ropa, cuya única función en el mundo parece ser apoyar el comercio de bolsos increíblemente caros y de perros del tamaño de ratas.

Tal vez todo esto resulte gracioso o trivial, pero no lo es. La cuestión de fondo es qué es lo que quieren ser las chicas, cómo se les dice que tienen que ser y cómo se sienten con su cuerpo y su persona. Yo tengo dos hijas que tendrán que abrirse camino en este mundo obsesionado con la delgadez, y me preocupa, porque no quiero que sean unas cabezas huecas obsesionadas con su físico, clones de otras muchas chicas obligadas a adelgazar hasta el extremo; prefiero que sean independientes, interesantes, idealistas, bondadosas, originales, divertidas y con opiniones propias, mil cosas antes que simplemente "delgadas". Y, con toda sinceridad, me gustaría que les importase un excremento de chihuahua si la mujer con la que hablan tiene las rodillas más rollizas que ellas. Ojalá mis hijas sean como Hermione en lugar de cómo Pansy Parkinson. Ojalá nunca sean Stupid Girls. Fin del discurso.


Reservados todos los derechos JK Rowling
Página creada por Lightmaker